Inicio / Infraestructura / El papel de las redes empresariales en 2018

El papel de las redes empresariales en 2018

El papel que están jugando la redes empresariales, en un mundo imbuido en plena transformación digital y con un gran aumento de la conectividad, es mucho más crítico, afirma Brendan O´Flaherty, CEO de cPacket Networks, compañía especializada en soluciones de análisis de rendimiento y seguridad forense, de última generación, para proveedores de servicios y otros grandes operadores de redes que se basan en su innovadora arquitectura de monitoreo distribuido. No en vano, las empresas tienen que aumentar sus infraestructuras de red ante las nuevas tendencias surgidas como el IoT, la movilidad o las app en el cloud.

Según O’Flaherty, los responsables de la gestión de las redes tienen que hacer frente a los problemas que afectan a la red. Problemas que crecen a gran velocidad, ya que si solo se puede analizar una parte del porcentaje del tráfico, el porcentaje a analizar será todavía más pequeño. La consecuencia de esto será que la fuente del problema tendrá más lugares donde esconderse, haciendo que las estrategias de muestreo sean más susceptibles a falsos positivos y falsos negativos. No en vano, tal y como reconoce, los paquetes capturados pueden no estar asociados al problema cuando se inicia una captura y análisis de dichos paquetes. ¿Qué debería hacerse? Según el experto, un sistema de monitoreo de red continuo que permita mantener un registro de todas las actividades de la red, sin que haya impacto en el almacenamiento ni en dicha red.

Con respecto al big data, recuerda que un conjunto de datos más grande proporciona información más fiable que uno pequeño, aunque advierte que los profesionales están comenzando a reconocer las limitaciones de los macrodatos, porque más datos no equivalen a extraer datos importantes y porque puede ser demasiado costoso a nivel informático encontrar datos que puedan aportar información realmente valiosa. En su opinión, el big data genera valor a partir del almacenamiento y procesamiento de grandes cantidades de información digital pero sigue existiendo el reto de que esta información no puede analizarse con precisión con las técnicas o arquitectura tradicionales.

Y, entre las mayores preocupaciones, la seguridad de la red. Por ello, cuando una gran red corporativa cae, en lo primero que se piensa es en una violación de seguridad, admite, cuando realmente el problema viene derivado del hecho de que los trabajos de monitoreo del rendimiento de red y monitoreo de seguridad están separados y aislados. En un apagón, con estos equipos aislados, el resultado final hace que los problemas de red de consecuencias masivas pasen desapercibidos, o tarden más en aislarse,, afirma, destacando que las redes y el personal de desarrollo y operaciones trabajan mucho mejor como un mismo equipo, al igual que el personal de desarrollo y operaciones lo hace con la creación del movimiento DevOps. Sin olvidar que invertir en herramientas y compartir datos de seguridad entre equipos eliminará la necesidad de tener que comprar mecanismos preventivos adicionales.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *