Inicio / Seguridad / Trend Micro: “30 años subidos en una linda montaña rusa”

Trend Micro: “30 años subidos en una linda montaña rusa”

30 años es toda una vida en el mundo empresarial. Larga, si tenemos en cuenta que la media hoy en día no supera los 15 años. Pero Trend Micro lo ha conseguido, en un sector que está más vivo que nunca. Y lo hace en el podio, reconocido como uno de los tres primeros fabricantes que lideran el mercado de la seguridad en entornos de cloud híbrida, defensa de red, pymes y protección del endpoint.

Pero José Battat, director general de la compañía en Iberia, no se conforma con esto. Su meta es el ser número uno. “No estamos donde deberíamos estar”, confiesa. Los buenos resultados del año pasado han mejorado en 2018 “y el que viene será mejor”, manifiesta, con la mirada puesta en el año 2020 para dar el salto a lo más alto, en un sector que promete grandes alegrías y en el que, a pesar de algunas voces que hablan de una burbuja en el mundo de la ciberseguridad, él disiente. “Hay mucha actividad real”, aclara. Y lo que queda por venir. De ahí que sus esperanzas estén puestas a dos años vista para este nuevo salto, adaptándose y adelantándose a los desafíos que representa el mundo conectado, con la innovación como premisa para seguir aportando al mercado empresarial soluciones personalizables y escalables.

Y, aunque se muestra orgulloso del 45 % de cuota de mercado que mantienen entre las empresas del Ibex 35, reconoce que España es mucho más que eso y ahí es donde quieren situarse. Para ello han incrementado en más de un 300 % su capilaridad, con la esperanza puesta en llegar a un mayor número de compañías. Esas que buscan herramientas para evitar un nuevo Wanna Cry, o algo peor, y quieren revestirse de una mayor prevención, en un momento en el que se están detectando un 200 % más de vulnerabilidades en infraestructuras críticas, según se desprende de una reciente investigación de Zero Day Initiative de Trend Micro.

Productos, los de Trend Micro que no solo deben de ser tratados como una solución de seguridad independiente sino como sensores de seguridad inteligentes, que proporcionan información útil para que un sistema de seguridad de inteligencia artificial analice e integre la información en la búsqueda de amenazas”, tal y como explican desde la organización.

Y así, con la experiencia de tres décadas a las que Battat define como “una linda montaña rusa”, siguen con la mirada puesta en la siguiente década con la visión de asegurar el mundo conectado.