miércoles, enero 27, 2021
Inicio Opinión La crisis cambia el perfil del directivo español

La crisis cambia el perfil del directivo español

0
1066
mature business man full body from back

La crisis ha transformado las empresas españolas y su futuro exige un nuevo perfil de directivo, más ejecutivo, con experiencia internacional e idiomas, con una fuerte capacidad de liderazgo y de comunicación y con sólidos conocimientos financieros, según Hays, consultora británica líder global en la selección de profesionales cualificados.

“Se buscan directivos con experiencia de al menos diez años, que hayan gestionado grandes equipos  en empresas de una facturación media o alta”, explicaba Ariadna Berdugo, associate-HAYS executive. A estas características se añade un currículo que incorpore una licenciatura más un MBA y preferentemente el dominio de dos idiomas además del español.

«En el capítulo de aptitudes se buscan perfiles con capacidad de integración social y de desarrollo de  networking interno y externo,  habilidades de comunicación y liderazgo y control de datos financieros”, indicaba Eduardo Quero, associate-HAYS executive. Pero esto no es todo, Ariadna Berdugo señalaba que un directivo tiene que tener gran capacidad de adaptabilidad y manejarse bien en diferentes situaciones y en mercados de culturas distintas, además de estar dispuesto a vivir en cualquier lugar del planeta. También debe ser un buen gestor del tiempo.

Los sectores más activos en la búsqueda de estos perfiles son el farmacéutico, el industrial y el de energía. “La empresas buscan directivos capaces de transformar los negocios, de hacerles crecer y aumentar su rentabilidad, y los sueldos son acordes con este requerimiento, con una partida fuerte vinculada siempre a resultados”, afirmaba Quero.

Según los ejecutivos de Hays, se trata de un perfil en construcción, asociado más al modelo anglosajón, que se vincula a la productividad y a su capacidad para que cada trabajador sea eficiente y rentable en su actividad. «Los idiomas siguen siendo un punto débil, aunque está mejorando. Lo mismo ocurre con la orientación a la gestión del tiempo y la productividad y la forma de gestionar. Falta sensibilidad en el manejo de los equipos y la dirección hoy tiene que ser más participativa, más integradora y más natural», concluía.