Inicio / Estrategia IT / Tendencias en los ecosistemas digitales

Tendencias en los ecosistemas digitales

De los datos que Javier Sala, executive partner de Penteo, desgranó, en el trigésimo segundo encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones de AMETIC, en Santander, sobre el estudio que han llevado a cabo en torno a las tendencias de los ecosistemas digitales, podemos señalar que las compañías perciben el puesto de trabajo digital como algo que les va a permitir avanzar.

Una de las mayores inversiones que llevan a cabo es en el CRM, al que se destina el 50 % del presupuesto de las telecomunicaciones.

Una de las cosas más relevante en este momento para la transformación digital de las compañías es el dato, que hay que transformar en innovación y conocimiento. Si bien el directivo advierte que, si no se cuenta con datos bien trabajados y estructurados, no sirven de nada. Y, aunque se están definiendo políticas acerca de las personas que pueden manejar los mismos, todavía falta cierta definición al respecto.

Respecto al Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial, Sala afirma que no saben qué esperar, mientras la realidad aumentada y el blockchain todavía no adquieren la madurez necesaria.

La concienciación de la seguridad parece que ha llegado a las compañías, al entender que es necesaria. Una seguridad que en la mayor parte de los casos viene impuesta desde los órganos de dirección más altos.

Considera que no se ha evolucionado lo suficiente en la analítica, al no haber ido a microproyectos que solucionen problemas específicos. También fallan las empresas a la hora de llevar a cabo una buena estrategia de marca, algo que les puede hundir si no la llevan a cabo.

La nube sería la tendencia más comoditizada, según el experto, si bien reconoce que las empresas no suelen tener una estrategia para dirigirse a la misma. ¿Cómo llegan a una u otra nube? Adoptando un sabor u otro en función de políticas internas, derivando hacia la nube híbrida por varias decisiones tomadas por el camino. La única diferencia que hay entre las empresas en este sentido viene de la mano de sus proveedores, que les permiten una gestión y un cierto nivel de consultoría, apunta.

Todas estas tecnologías son adoptadas por las organizaciones por el departamento de sistemas. Y, aunque Javier Sala reconoce que avanzamos en el proceso de innovación, se dan silos aislados que aborden nuevos proyectos.

La recomendación que hace, con el fin de que alcancemos una transformación real, es ver qué palancas nos faltan para dar el salto definitivo, innovar y obtener el provecho que necesitamos.