Inicio / Reportajes / El Bring your own device entra en nuestras vidas

El Bring your own device entra en nuestras vidas

El concepto fenómeno de la movilidad está revolucionando las redes inalámbricas, ya sean de telefonía o WLAN. El dato – en cualquier formato: texto, imagen, video, audio- supera poco a poco a la voz en la telefonía móvil y ésta, se va integrando en el ámbito corporativo. En paralelo, las redes WiFI compiten con éxito con el cable, cada día más obsoleto,  incluso en la utilización de las aplicaciones más críticas. De alguna manera, el usuario, cualquiera de sus múltiples perfiles, está redefiniendo lo que esperamos de la tecnología y el éxito de las empresas dependerá de su capacidad para atender sus demandas.

Cada día son más los jóvenes que no utilizan el reloj porque para ellos no tiene sentido llevar encima un dispositivo que sólo vale para hacer una cosa: dar la hora. Paradójicamente, llevamos encima diferentes dispositivos que hacen prácticamente lo mismo, la única diferencia está en su tamaño y peso y, sobre todo, inmediatez de uso. La realidad es que una gran mayoría lleva encima al menos un Smartphone, un tablet y un notebook, conectados con el mundo vía 3G y/o WiFI.

Esta demanda emergente obliga a rediseñar  las redes inalámbricas, a aumentar su capacidad y mejorar la calidad de servicio. Los portátiles se han convertido en nodos de red estándar y los Smartphone y las tabletas han empezado a relacionarse con los mainframes como vía de acceso a las aplicaciones de negocio.

Los usuario pueden acceder a Internet en cualquier momento y lugar, con múltiples dispositivos  y manejar miles de aplicaciones diferentes en una nueva cultura caracterizada por el “muévete-y-evoluciona” ya sea para su ocio o para su trabajo.

El reto de las organizaciones, las de TI y también las de recursos humanos, es hacer suyo este fenómeno y tomar ventaja de él en el negocio. La extensión del WiFI corporativo ha generado un nuevo mestizaje:   los empleados van al trabajar con sus dispositivos personales inalámbricos que, cada vez más a menudo, utilizan en la red corporativa con fines profesionales, lo que  obliga no sólo a realizar cambios en las  políticas de acceso a las redes inalámbricas  sino también a sobredimensionar éstas para atender la explosión de la demanda. El fenómeno, denominado Bring Your Own Device (BYOD), se desarrolla tanto en ámbitos públicos como privados. Así, la empresa despliega su red WiFi para un uso corporativo y cede parte de la red para el uso de invitados, clientes o transeúntes. Un Hospital es un buen ejemplo. Utiliza el WiFi en las áreas corporativas y administrativas, en la atención médica y enfermería, en el equipamiento móvil y para ofrecer servicios a los pacientes, familiares y visitantes. Ahora imaginemos que muchos de los usuarios utilizan dos, tres o más dispositivos.

El panorama está claro, el BYOD se impone, el desafío es que funcione, que la experiencia de usuario –corporativo o no- sea altamente gratificante. La adaptación de las redes al fenómeno BYOD no es sencilla y requiere la planificación y la comprensión de los diferentes escenarios de acceso.

Según un informe de Aberdeen Group, el 82% de las empresas encuestadas apoyan la idea de que un empleado pueda acceder a la red corporativa desde su smartphone, y el 72% apoya la idea de acceder desde su tablet.

Los primeros implementadores de BYOD, se enfrentaron a la falta de herramientas y de soporte por parte de los departamentos TI, lo cual fue una pesadilla, por esta razón algunas compañías  lo evitaron. En el entorno actual no se puede decir no. El usuario final lo demanda con tal insistencia que muchos departamentos TI están obligados a la implementación de las políticas de BYOD. De hecho, algunos estudios demuestran que estas políticas han facilitado que la productividad de los empleados se incremente  y  también su estimulo creativo al poder utilizar la tecnología móvil de “consumo” dentro de las empresas.

Para el 2014, los analistas predicen que 1.900 millones de servidores WiFi “llamarán a la puerta” de las redes de las empresas, de manera que los requerimientos que conlleva BYOD serán  vidassen neustras vidas-para ofrecer la mejor experiencia uvo s o mñantes. cima algo que sñtomar las decisioens correctas.  cada vez más críticos para el mercado TI. La investigación y desarrollo en este ámbito da sus frutos y el mercado cuenta ya con tecnologías y productos que permite desplegar redes más capaces, más eficientes, preparadas para ofrecer la mejor experiencia de usuario BYOD.

 

 

Javier Gómez, director Regional de Latinoamérica y Mediterráneo de Meru Networks

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *