Inicio / Estrategia IT / Los directivos no apoyan la flexibilidad laboral por no encontrar en ella valor

Los directivos no apoyan la flexibilidad laboral por no encontrar en ella valor

Sigue en vigor el eterno debate sobre la flexibilidad laboral y es que, aunque somos el país que más satisfacción muestra por parte de los empleados con respecto a las empresas en las que trabajan, también lo es el hecho de que la penetración de esta práctica es más bien anecdótica, ya que si bien un 65 % de los encuestados reconocen que sus compañías facilitan esta actividad, tan solo un 13 % trabaja más del 50 % de su jornada laboral en casa, a pesar de ser uno de los países europeos que cuenta con más sistemas de TI habilitados para dispositivos táctiles (69%), mesas de trabajo flexible (63%), iniciativas de Bring-Your-Own-Device (63%), espacios de trabajo abierto (83%) y posibilidad de recibir formación para el manejo de herramientas TI (87%). Así se desprende del estudio “El trabajador del futuro: Evolución del puesto de trabajo en la era de la transformación digital”, presentado por Cornerstone OnDemand, proveedor de software para la gestión del talento, y la consultora IDC. Una modalidad de trabajo que provoca “felicidad laboral y que influye en la lealtad del empleado hacia la empresa”.

Además, son muchas las empresas españolas que obtienen una baja puntuación en cuanto a la aceptación del trabajo desde el hogar (68%), la aceptación de la movilidad de los empleados internos (86%) y el soporte de TI en remoto (76%). ¿Por qué ocurre esto? En parte porque son los propios directivos los que no apoyan la flexibilidad al considerar que no tiene ningún valor. Así lo afirma el 31 %, según el estudio.02A10G41

De la mano de la transformación digital

Y ello a pesar de los grandes cambios que está provocando la transformación digital en la gestión de los Recursos Humanos, sobre todo de cara a los empleados, que cada vez más reclaman contar con entornos de colaboración flexibles, con acceso a tecnologías de consumo. Algo que presenta grandes retos a estos departamentos. Aunque los mismos siguen siendo bastante conservadores, en comparación con el resto de países europeos, valorando, sobre todo, la administración de los empleados, el procesamiento de nóminas y el reclutamiento. Algo que ya está empezando a revisarse por parte de estos departamentos, con la mirada puesta en la provisión de mejoras de herramientas de autoservicio para directivos y empleados, así como la previsión de falta de capacidades, riesgos de sucesión y retención, y de compensación, esenciales en un futuro muy cercano, en el que los Recursos Humanos tendrán un papel más estratégico y analítico.

Otro dato a tener en cuenta, que también nos trae la transformación digital, viene de la mano del trabajo colaborativo, algo a los que nuestras empresas consideran de vital importancia, por lo que la mayoría los encuestados esperan que sus empleados asuman nuevas responsabilidades, y colaboren más.

Por todo ello Vincent Belliveau, vicepresidente ejecutivo y director general de Cornerstone OnDemand en Europa, Oriente Medio y África (EMEA), afirma que tras la encuesta se puede ver que “se necesita una mejor alineación entre los profesionales de Recursos Humanos y los directivos, para que los primeros redefinan sus roles como socios estratégicos dentro de la organización y adaptarse a este ambiente cambiante,  controlando la presión que sienten hacia sus jefes” porque, prosigue. “aquellos que tienen éxito serán quienes sean capaces de empoderar a su gente para apoyar el negocio a través del cambio y del crecimiento”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *